Escrito por Erik Weijers hace 4 meses

Cosmos, el internet de los blockchains

El universo de las Blockchains sigue estando bastante compartimentado. El proyecto que resuelva el problema de la comunicación entre estos silos -el problema de la interoperabilidad- espera una fuerte recompensa. Cosmos es uno de los proyectos con buenas perspectivas. Se trata de una red de blockchains independientes que aún pueden comunicarse. Pueden ser blockchains construidas sobre Cosmos pero también blockchains externas como Bitcoin.

En resumen, Cosmos pretende convertirse en el Internet de las cadenas de bloques. En la visión de los fundadores, podría haber miles, incluso millones de ellas en el futuro. El problema de un universo con tantas blockchains es que sólo son realmente útiles si pueden comunicarse. Compárelo con la invención del wifi: la utilidad de internet en casa es mucho mayor si todos sus dispositivos pueden comunicarse por wifi.

El valor de un mundo de cadenas de bloques conectadas es potencialmente enorme. De hecho, según la ley de Metcalfe, el valor de una red de comunicación aumenta exponencialmente con el número de nodos de la red.

ATOM

En el momento de escribir este artículo (enero de 2022), hay 28 blockchains conectadas al ecosistema Cosmos, incluyendo grandes nombres como Terra. La primera blockchain que entró en funcionamiento en la red (2019) fue Cosmos Hub, cuya moneda es ATOM. ATOM se utiliza para las tarifas de transacción, las estacas y para los derechos de voto en la gobernanza de Cosmos.

En la actualidad hay más de 250 aplicaciones que se ejecutan en Cosmos (consulta el número actual). Piensa en aplicaciones de pago, contratos inteligentes y mercados descentralizados (dexes).

Cosmos como respuesta a los problemas de Ethereum

Ethereum facilitó la construcción de aplicaciones descentralizadas. De manera similar, Cosmos facilita la construcción de blockchains. Al hacerlo, resuelve algunos de los problemas a los que se enfrenta todo el ecosistema de Ethereum. A saber, todo en Ethereum debe hacerse en una sola blockchain, lo que conduce a la congestión de las transacciones. Esta centralización también da a los desarrolladores de aplicaciones menos flexibilidad en, por ejemplo, la elección de los lenguajes de programación. También hace que los desarrolladores sean muy dependientes de Ethereum, por ejemplo, si necesitan nuevas funcionalidades en la EVM (máquina virtual de Ethereum). Para ello, tienen que recurrir a la comunidad de Ethereum.

Cosmos trata de resolver este problema, que, por cierto, no es exclusivo de Ethereum, sino que afecta a todas las cadenas de bloques. En el ecosistema de Cosmos se facilita a los desarrolladores la creación de blockchains y su vinculación con Cosmos. Al hacerlo, esas blockchains conservan su independencia.

Tres herramientas

La forma en que Cosmos ayuda a los desarrolladores a construir rápidamente es manteniendo las tres herramientas de su caja de herramientas bien separadas. Al hacerlo, una herramienta ayuda a la otra.

La primera herramienta de Cosmos es Tendermint BFT: el motor de los mecanismos de red y consenso necesarios para una cadena de bloques que funcione. Tendermint es, por tanto, una plataforma sobre la que los desarrolladores pueden construir nuevas blockchains. El programador de blockchain Jae Kwon sentó las bases de Tendermint allá por 2014. El objetivo es reducir el tiempo de desarrollo de una blockchain de años a semanas.

La segunda herramienta es el kit de desarrollo de software (SDK): en esa herramienta, múltiples lenguajes de programación comunes se traducen a un lenguaje que entiende Cosmos. A través de este kit, los desarrolladores pueden construir rápidamente cadenas de bloques específicas para aplicaciones en Tendermint.

La tercera herramienta es el Protocolo de Comunicación Inter Blockchain (IBC). Se trata de un protocolo que es para las cadenas de bloques lo que TCP/IP es para Internet. El protocolo permite que diferentes blockchains intercambien información y valor (monedas).

Comparación con Polkadot

Polkadot tiene una ambición similar a la de Cosmos. Una diferencia importante es que con Polkadot se pueden "conectar" un máximo de 100 blockchains. Con Cosmos, ese número es ilimitado, lo que mejora la escalabilidad. En el momento de escribir este artículo (enero de 2022), el valor de mercado de Cosmos es menos de la mitad que el de Polkadot y el número de usuarios activos es relativamente mayor.

Invierte en cualquier momento y lugar

Aumente su impacto comercial y tiempo de reacción en más de 70 criptomonedas a través del acceso instantáneo a su wallet con la aplicación LiteBit.

lb